top of page

Deja de ser el experto y sé el entrenador


Escribí el siguiente artículo hace algunos años y quise volver a revisarlo e incluir algunas ideas sobre cómo esto está relacionado con el coaching.


"Si soy más sabio... es porque sé que no sé" - Sócrates

¿Es posible que la experiencia en un tema en particular pueda convertirse en un obstáculo para el aprendizaje y el crecimiento?

Llega un momento en que es más probable que una persona comparta conocimientos o consejos sobre un tema en particular a que se los pida a alguien más . En el contexto del trabajo, esta persona es el experto residente. Esta es la persona a la que los demás acuden para averiguar cómo se hace algo. Esta persona es ciertamente una ventaja en algunos aspectos. Pero, ¿puede esta persona ser un obstáculo para otros?

Por supuesto, podríamos hablar de la importancia del trabajo estándar, pero lo dejo para otro artículo. Por ahora, me gustaría discutir el riesgo que representa el ser un experto.


El proceso se estanca con el conocimiento del experto

El experto ha "estado allí y ha hecho eso" más veces de las que uno puede imaginar. Esta persona conoce el trabajo y sabe que conoce el trabajo. Por eso otros acuden a él, en busca de conocimientos y consejos. El alumno puede mejorar si acude al experto para que le enseñe. Sin embargo, el proceso, no mejora, el proceso se estanca con el conocimiento del experto.

Parece que los procesos mejoran cuando somos humildes y miramos con nuevos ojos. Pararse en el círculo de Ohno con la mente de un experto provoca dolor en los pies. Es cuando nos paramos en el círculo con la mente de un novato que comenzamos a abrirnos al aprendizaje.


¿Son suficientes las experiencias o se debe poner más énfasis en la sabiduría?

El simple hecho de dar información puede obstaculizar el proceso de aprendizaje y debilitar las habilidades del alumno. Aprender a aprender es más importante que el tema a aprender. Ciertamente queremos que el alumno pueda hacer el trabajo, pero también queremos que el alumno piense en una forma de mejorar el proceso.

Inculcar la creencia de que el método enseñado es el mejor podría impedir el pensamiento de mejora. Si el alumno cumple con las expectativas realizando una habilidad como se le enseño, la mejora se detiene. La expectativa debe ser encontrar una manera de mejorar la forma en que se enseña.


A veces, la mejor sabiduría para compartir con el alumno es "no sé"

Queremos que la gente piense por sí misma. En mi papel de líder lean, dejé de intentar ser el experto en todo. En cambio, acepté mi ignorancia. La gente a menudo acudía a mí en busca de orientación o instrucción, fue cuando respondí preguntas con "no lo sé", ¿qué piensas tú? fue ahí que las cosas realmente empezaron a mejorar.

El universo aborrece el vacío. Crear un vacío en la experiencia con "no sé" invita a una mayor experiencia. Aquí es cuando las ideas se comparten y exploran.

¿Exista una forma mejor?

No lo sé, ¿qué piensas?

Me he convertido en un entrenador profesional certificado desde que se publicó este artículo. En mi entrenamiento tuve un momento "a-ha". Fue entonces cuando el instructor habló sobre el valor de la experiencia como entrenador.


Coaching versus Enseñanza

El coaching es la práctica de interactuar con los clientes de una manera que les haga reflexionar para ayudarlos a llegar de donde están hacia donde quieren estar. La enseñanza, por otro lado, es la práctica de transmitir los conocimientos.

El momento "a-ha" fue durante un ejercicio para completar una sesión de coaching sin hacer declaraciones. Era libre de hacer tantas preguntas como quisiera, pero nada de declaraciones. Este ejercicio me enseñó que hago muchas declaraciones. Superar mi deseo de impartir mis conocimientos o experiencia fue difícil, muy difícil.

Una de las razones por las que los entrenadores deben preguntar y no decir es que las personas aprenden a través del proceso de encontrar su propio camino. Los entrenadores ayudan en este proceso haciendo preguntas significativas y dando al cliente el espacio para pensar y decidir.

Para los expertos en la materia que también son entrenadores, el desafío es entrenar como si no tuvieran la experiencia para brindar. El descubrimiento y el aprendizaje se detiene cuando simplemente proporciona información. Estar informado no es lo mismo que adquirir conocimientos. Ayude a las personas a adquirir conocimientos al hacer preguntas correctas y dejar que el cliente tenga dificultades para encontrar la respuesta. Esta lucha es un proceso de aprendizaje.


 

Artículo escrito por: Steve Kane

Traducción y adaptación: Ana Cruz

Read this article in English HERE!

TRANSCRIPCIÓN: Areli Álvarez Lean Construction México®

187 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
bottom of page