top of page

Fomenta el espíritu de equipo y logra objetivos y resultados más eficientes con la metodología Scrum


A la hora de poner en marcha un proyecto, toda empresa debe asegurar que el equipo implicado conoce sus tareas y plazos de tiempo de entrega. Scrum es una metodología de trabajo que nos ayuda a conseguirlo y que, además, permite agilizar la entrega de valor al cliente en iteraciones cortas de tiempo.

De un tiempo a esta parte, el mundo está cambiando de manera acelerada, los entornos estables, predecibles y de crecimiento sostenido, han dado paso a la presencia de cuatro factores que describen el escenario actual que nos enfrentamos día a día, el mundo VUCA: Volatilidad, Incertidumbre (Uncertainty), Complejidad y Ambigüedad.

  • La volatilidad de un entorno que nace con una naturaleza cambiante y que induce a las organizaciones a adaptarse al cambio a gran velocidad.

  • La incertidumbre que hará altamente impredecible el futuro más inmediato.

  • La complejidad para entender y manejar el contexto

  • La ambigüedad que alude a lo complicado de comprender las relaciones entre los distintos elementos que están presentes o que componen el entorno, lo cual genera altas dosis de duda y desconfianza.

De este modo, el concepto de entorno VUCA hace referencia a un contexto cambiante que supone un gran desafío para las organizaciones. Nos plantean el reto de transformarnos en organizaciones ágiles y flexibles para adaptarnos rápidamente al medio. Así pues, a nivel organizacional, las empresas deben apostar por Metodologías Ágiles (Lean, Scrum, Kanban,…) que les ayuden a enfrentarse a este entorno, a priori, tan hostil.

Las metodologías ágiles son aquellas que permiten adaptar la forma de trabajo consiguiendo flexibilidad e inmediatez en la respuesta para amoldar el proyecto y su desarrollo a la demanda cambiante del mercado gestionando el riesgo. La agilidad en cualquiera de nuestros procesos, la obtenemos a partir de la eliminación del desperdicio y la focalización en el valor añadido, para ello es fundamental tener implantado un buen Modelo de Gestión Lean, que nos permita canalizar los problemas a través de la organización para que se le solución de manera definitiva.

Para poner en marcha un marco de trabajo ágil en nuestras empresas debemos aplicar las fases del aprendizaje ShuHaRi:

  • Shu (守)Seguimiento de las reglas. Saber cómo funcionan los marcos de trabajo. Formar a todo el equipo

  • Ha (破) Adaptación de las reglas a la realidad propia de cada empresa

  • Ri (離) Abandono de las reglas y seguimiento del propio camino. Se trata de innovar, transcender más allá de los marcos de trabajo y crear versiones nuevas.

Dentro de las metodologías ágiles existe un amplio abanico de herramientas y metodologías Lean que aplicaremos en función de la naturaleza del reto y de la propia naturaleza de la organización. En este artículo vamos a abordar la metodología SCRUM por su alto impacto.


¿En qué se basa la metodología Scrum?

Al estar enmarcada dentro de las metodologías agile, Scrum se basa en aspectos como:

  • La flexibilidad en la adopción de cambios y nuevos requisitos durante un proyecto complejo.

  • El factor humano.

  • La colaboración e interacción con el cliente.

  • El desarrollo iterativo como forma de asegurar buenos resultados.

Scrum es un modelo académico basado en un conjunto de roles, eventos y artefactos para la ejecución de prácticas concretas para realizar un desarrollo evolutivo incremental en unidades de tiempo prefijado (sprints).


Se aplican un conjunto de reglas para trabajar colaborativamente en equipos altamente productivos y así obtener el mejor resultado posible para el desarrollo de proyectos complejos.

Se emplea un enfoque iterativo e incremental para optimizar la predictibilidad y el control de riesgos. Se realizan entregas parciales y regulares del producto final, priorizadas por el beneficio que aportan al receptor del proyecto. Ante la demanda cambiante del mercado, la solución que tienen las organizaciones es trabajar por ciclos y en cada ciclo entregamos un incremento de nuestro producto, es decir, un mínimo producto viable (MPV) y de esta manera controlaremos el riesgo. MPV es una versión del producto a enseñar a los usuarios lo más pronto posible. No aporta valor todavía, pero nos provee de feedback muy valioso. Este proceso se puede repetir, es iterativo. En la metodología Scrum, cada ciclo recibe el nombre de Sprint.

Los Sprints son etapas de entrega de trabajo parciales de un producto final más amplio. Consiste en desglosar un proyecto grande en pequeñas tareas y de esa manera, el trabajo se vuelve más ágil. Esta metodología de trabajo permite distribuir mejor el tiempo y evitar que ante un proyecto muy extenso nos quedemos estancados.

Al comenzar un ciclo se revisan con el equipo todas las tareas pendientes y se establece en qué va a trabajar cada uno durante el mismo sprint. Al analizar el ciclo, se entregan resultados concretos, nos reunimos nuevamente con el equipo, hacemos una evaluación del trabajo realizado y volvemos sobre la lista de tareas para determinar qué vamos a hacer durante el nuevo ciclo.

Los pilares o características de la metodología Scrum

  • Transparencia: con el método Scrum todos los implicados tienen conocimiento de qué ocurre en el proyecto y cómo ocurre. Esto hace que haya un entendimiento “común” del proyecto, una visión global.

  • Inspección: los miembros del equipo Scrum frecuentemente inspeccionan el progreso para detectar posibles problemas. La inspección no es un examen diario, sino una forma de saber que el trabajo fluye y que el equipo funciona de manera auto-organizada.

  • Adaptación: cuando hay algo que cambiar, el equipo se ajusta para conseguir el objetivo del sprint.

Scrum está especialmente indicado para proyectos en entornos complejos, donde se necesita entrega de valor continua al cliente para poder empezar a ver resultados lo antes posible, donde los requisitos son cambiantes o poco definidos, donde la innovación, la competitividad, la flexibilidad y la productividad son fundamentales.

En conclusión, Scrum es una metodología ágil que permite agilizar procesos, practicar la transparencia y motivar al equipo a través de la autonomía y la independencia. Hace énfasis en el trabajo en equipo donde la claridad de los objetivos es crucial para avanzar hacia una versión cada vez mejor.

 

TRANSCRIPCIÓN: Areli Álvarez Lean Construction México®


207 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
bottom of page