top of page

¿Qué es el BPM Ágil y cómo aplicarlo?

Comprende qué es el BPM Ágil y cuál es su diferencia con el BPM convencional. ¿Cómo adoptarlo en tu empresa?


Resumen

El BPM Ágil combina las prácticas de BPM y la metodología ágil para mejorar los procesos de negocio en la organización. El BPM Ágil es un nuevo enfoque de la Gestión de Procesos de Negocio que ha sido adoptado por empresas de todo el mundo. El concepto aúna las metodologías Business Process Management (BPM) con los preceptos de las metodologías ágiles para simplificar y acelerar la gestión empresarial, incluso en proyectos muy complejos. En este artículo, aprende qué es y cómo funciona el BPM Ágil, cuáles son las diferencias con respecto al modelo tradicional, los beneficios para la empresa y cómo ponerlo en práctica.


¿Qué es el BPM Ágil?

El BPM Ágil es un enfoque que aprovecha los preceptos de los métodos ágiles en el BPM, buscando una estrategia ágil capaz de realizar procesos y actividades más rápidamente, a través de flujos de trabajo interactivos, dinámicos y flexibles.

BPM - Business Process Management - es una disciplina de gestión destinada a mejorar la gestión y el rendimiento empresarial, basada en el modelado, la ejecución y la automatización de procesos, así como en etapas de medición, control y optimización.

En este sentido, el BPM Ágil se centra en ejecutar procesos de forma rápida e interactiva, como en los cuatro pilares del Manifiesto Ágil.

  • Individuos e interacciones en lugar de procesos y herramientas

  • Software funcional en lugar de documentación exhaustiva

  • Colaboración con el cliente más que negociación de contratos

  • Responder al cambio más que seguir un plan

Para que el BPM Ágil sea eficaz, las empresas deben mantener el enfoque en las personas, ya sean clientes, personal, socios o proveedores, y tener un modelado de procesos claro y adaptable a los constantes cambios del mercado.

Consulte qué es el BPM y su papel en las empresas.

¿Cuál es la diferencia entre el BPM Ágil y el BPM convencional?

El BPM Ágil es una adaptación para mejorar los resultados. El enfoque convencional crea un modelo de proceso que debe seguirse a largo plazo. Así, los cambios pueden convertirse en un reto para las organizaciones.

Por su parte, el modelo ágil puede afrontar mejor las transformaciones y la nueva información, analizando los datos de forma más ágil para adaptar los procesos y garantizar flujos de trabajo más adaptados a la realidad del mercado.

En resumen, podemos decir que la principal diferencia entre el BPM Ágil y el BPM convencional es la capacidad de reaccionar ante los cambios, la retroalimentación y la información, adaptando los procesos con flexibilidad, interactividad y eficiencia.

¿Cómo funciona?

Las metodologías ágiles tienen unos principios y pilares muy claros, siempre enfocados a la satisfacción del cliente y a la mejora continua. En las empresas contemporáneas, combinar estos valores con la gestión de procesos puede ser un reto, pero los resultados hacen que merezca la pena.

El BPM Ágil promueve realmente la transformación digital del negocio, al garantizar más autonomía a las personas que gestionan los procesos. Los flujos pueden adaptarse fácilmente, siempre que sea necesario, con eficacia y buenos resultados.

En los modelos convencionales de gestión de procesos empresariales, el flujo implica una documentación detallada, la recopilación de todas las actividades y el diseño del modelado, que se someterá a la validación del usuario.

El enfoque ágil, en cambio, prevé la división de las pequeñas entregas en la modelización de los procesos y la simplificación de la documentación. En lugar de actas, utiliza post-its para anotar los procesos que deben priorizarse y cómo se dividirá el trabajo.

#¿Pero cómo se aplica?

A pesar de las ventajas, el BPM Ágil es un concepto muy nuevo. Precisamente por ello, existen pocas referencias de aplicación en el mercado.

Cabe mencionar que, al ser un enfoque de gestión, no tiene métodos fijos. Por ello, las propias empresas están desarrollando formas de trabajar y mejorar sus procesos.

El BPM Ágil ayuda a la empresa a tener procesos aún más ágiles, prácticos y con muchas posibilidades de adaptación. En la práctica, el trabajo se divide en fases, llamadas "sprints en el método ágil.

Esto permite analizar cada parte, hacer cambios más rápidamente y comprender si la solución funcionará antes de que el proyecto esté terminado.

En resumen: la empresa tiene una especie de menú de procesos existentes y un problema inicial. A partir de ahí, realiza reuniones para desarrollar soluciones, optimizar los procesos y mejorar continuamente el flujo.


¿Por qué deberían adoptarlo las empresas?

Si el BPM Ágil es todavía un concepto nuevo, ¿por qué tu empresa debería adoptar este enfoque de trabajo? Porque ayuda a que el cliente final tenga más satisfacción, mejora el rendimiento del equipo y reduce los costos.

El mundo corporativo es más dinámico y exigente. Las empresas que no pueden adaptarse rápidamente tienden a desaparecer. Y la flexibilidad y la agilidad son las principales características de este modelo.

El BPM Ágil reúne estas características y mejora la gestión empresarial, permitiendo la implantación de soluciones eficaces y fácilmente adaptables a las más diversas situaciones.

Esta es una tendencia exitosa que muchas empresas modernas están adoptando. Y si tu organización está buscando soluciones que agilicen el negocio, ¡ésta podría ser la respuesta!


¿Cuáles son los beneficios?

Y para tener aún más claro por qué deberías adoptar este enfoque de gestión, consulta las ventajas del BPM Ágil:

Resultados más ágiles

El BPM Ágil divide el trabajo en sprints, lo que promueve mejores resultados, con más agilidad. Esto se debe a que los ajustes necesarios se realizan por fases y no cuando se ha completado todo el proyecto.

Una sola falla puede comprometer todo el resultado, por lo que esta división en etapas ayuda a tener soluciones más localizadas, mitigar los errores y conseguir resultados cada vez mejores.

Interacción entre clientes y equipos de trabajo

Uno de los pilares del método ágil es la interacción entre las personas y los ciclos de trabajo facilitan este contacto. El cliente puede estar en el centro de todas las etapas del proceso, dando su opinión sobre lo que funciona o no.

Equipos más motivados

El aumento de la satisfacción del cliente y la agilidad en los resultados es también un factor de motivación para los equipos, que pueden ver la solución funcionando mientras se ejecuta el proyecto.

Poniéndolo en práctica: conoce SYDLE ONE

Si estás interesado en el BPM Ágil y quieres poner en práctica la metodología, vale la pena conocer SYDLE ONE.

El software all-in-one de SYDLE te ayuda a aplicar la metodología del BPM Ágil, ya que cuenta con un espacio de trabajo para la gestión de procesos ágiles, además de reunir herramientas fundamentales para la operacionalización del negocio, como:

  • BPMS (Business Process Management)

  • Analytics

  • Service Desk

  • CRM (Customer Relationship Management)

  • Billing

  • ECM (Enterprise Content Management)


 

ACERCA DEL AUTOR. SYDLE TRANSCRIPCIÓN: Areli Álvarez Lean Construction México®


83 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Yorumlar


  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
bottom of page