top of page

Piensa como un niño y deja fluir la creatividad

ARTÍCULO - Recordando su experiencia entrenando equipos en África, la autora nos anima a introducir el juego en nuestro trabajo, como una forma de enseñar a las personas y de desbloquear la creatividad.


El juego es una puerta de entrada esencial al pensamiento y la comunicación creativos e innovadores y, sin embargo, a menudo se infravalora en el lugar de trabajo.

Recuerdo jugar con mis amigos cuando era niño, en África, usando carritos de juguete en la arena blanca y suave durante las frescas tardes. Construimos túneles, puentes y colinas, pobladas de animales de juguete de plástico, que contaban historias de peligro y aventuras. En esos momentos, no me veían como una niña blanca ni siquiera como una niña; Fui cocreador de sueños.

Para nosotros, el tiempo de juego era un ámbito de creatividad ilimitada donde todo parecía posible. A través del juego, los niños aprenden a contar historias, desarrollar habilidades espaciales, resolver problemas de forma imaginativa y formar conexiones puras.

Lamentablemente, a medida que crecí, esas actividades imaginativas fueron descartadas por considerarlas infantiles e inadecuadas para las tareas serias de la edad adulta. En consecuencia, guardé esos pensamientos para centrarme en tareas sensatas.


Eso cambió cuando me presentaron el Lean Thinking. Mágicamente, la caja se abrió, los carritos de juguete reaparecieron y una vez más se me permitió ser creativo. Usando estos carritos de juguete y una hoja de papel de rotafolio, jugamos e imaginamos soluciones al problema de la congestión en nuestro centro de servicios. De esta obra surgió un plan práctico también conocido como PDCA para garantizar un flujo seguro de vehículos, hacer más visible el trabajo y prevenir accidentes menores.


Los carritos de juguete facilitaron la comunicación y la cocreación con las personas que realizaban el trabajo. Su compromiso transformó la responsabilidad de "yo" a "nosotros", fomentando un sentido de propiedad y comprensión. Cuando regresé al trabajo el lunes, el equipo me sorprendió al implementar nuestro plan durante el fin de semana.


En otro caso, utilizamos carritos de juguete y figuras de juguete de colores para rediseñar el proceso de recepción de vehículos. Este enfoque divertido ayudó al equipo a visualizar y perfeccionar el flujo de trabajo, acortando el cronograma y, en última instancia, mejorando la experiencia del cliente y la calidad de la verificación del vehículo.


Del mismo modo, una empresa a la que entreno tuvo que trasladar su negocio de fabricación de carnicería, lo que supuso importantes modificaciones en las nuevas instalaciones. Construimos un modelo a escala del edificio, describiendo los cambios necesarios. El hijo del propietario, a pesar de carecer de experiencia en gestión de proyectos, dirigió el proyecto hasta su finalización antes de lo previsto y dentro del presupuesto. El modelo le permitió comunicarse con todos y visualizar el trabajo, fomentando la discusión, la cooperación y la resolución efectiva de problemas. Este trabajo fue respaldado por un gráfico PDCA visual para confirmar el progreso y la responsabilidad con respecto al cronograma.


La misma empresa está experimentando ahora con una construcción LEGO para cada producto con el fin de planificar el trabajo de fabricación de una variación de 45 productos. Cuando se fabrican diferentes productos sobre la marcha, el desafío es siempre la secuencia y comprender cualquier sobrecarga en las etapas de planificación.


Con la ayuda visual de LEGO, ahora es posible planificar el día visualmente y saber desde el principio cuál será la carga de trabajo. Cualquier exceso de tiempo extra se puede abordar y las lagunas se pueden llenar con kaizen. Con la adición de un reloj, es posible ver si el trabajo está adelantado o retrasado.


Piensa en esos momentos de tu vida en los que hiciste lo que mi madre habría llamado una “buena obra”. Es en estos momentos cuando la creatividad y la innovación tienen su mayor oportunidad de aflorar. Ahora imaginemos si pudiéramos venir a trabajar y ver un problema con las mismas oportunidades ilimitadas que tiene un niño jugando.


¿Qué pasaría si pudiéramos vernos a nosotros mismos como cocreadores en lugar de competidores en nuestro propio equipo? Qué mundo podríamos construir juntos, un PDCA a la vez.


 

ACERCA DEL AUTOR.


Sharon Visser es una autora y entrenadora magra



TRANSCRIPCIÓN: Areli Álvarez Lean Construction México®

 

503 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
bottom of page