THE MARSHMALLOW CHALLENGE: EL RETO DE LA NUBE DE AZÚCAR


El éxito de un proyecto depende mucho del equipo de trabajo que lo forma, donde la capacidad de colaboración, innovación y creatividad juegan un papel fundamental. ¿Pero cómo fomentar y evaluar esas capacidades en tu equipo de forma fácil y barata? La respuesta se llama The Marshmallow Challenge (el reto de la nube de azúcar).

EN QUÉ CONSISTE


The Marshmallow Challenge se ha hecho en más de 900 empresas, colegios y universidades alrededor del mundo, y han participado más de 40.000 personas de todos los niveles, desde niños hasta CEOs de las más importantes empresas, lográndose sacar importantes enseñanzas y conclusiones respecto a temas bastante transversales a la hora de afrontar y abordar un proyecto sea del tipo que sea.

La idea es crear grupos de 4 personas y presentarles un desafío relativamente complejo, con poco tiempo para resolver la situación y con recursos limitados, donde la clave es la interacción y colaboración entre personas.

Cada grupo debe construir una estructura autosustentable sólo con 20 espaguetis, 1 metro de cinta adhesiva, 1 metro de cuerda y una nube de azúcar que debe colocarse en la parte superior de la estructura.  Gana el equipo que construya la estructura más alta en 18 minutos y se sostenga sola, colocándose los materiales como cada equipo estime conveniente.


Lo interesante de este experimento es ver como al principio todos se vuelcan en la actividad y como surge siempre alguien que toma la dirección del equipo. La mayor parte del tiempo lo suelen invertir en planificar, organizar y dar ideas. Después se ponen a construir y montar las estructuras colocando los materiales de manera muy inteligente y estratégicamente pensada ya que son "recursos limitados" y los espaguetis se quiebran fácilmente. Al final, en los últimos minutos colocan la nube de azúcar en la parte superior y comienzan los problemas. Muchas de las  estructuras son demasiado frágiles, y muchos grupos se quedan sin tiempo para re-armar la estructura.

RESULTADOS


Según la información que se ha recolectado con este experimento hecho a más de 40.000 personas, la altura promedio de estas torres de espaguetis es de 51 cm.  Los estudiantes de escuelas de negocio (MBA) logran un promedio de 25.4 cm. Abogados 38 cm. Niños 63.5 cm. Equipos de arquitectos con ingenieros 101.6 cm. Directores ejecutivos de empresas (CEOs) 55.8 cm., y cuando ellos se juntan con ejecutivos administrativos suben a 76.2 cm.


Sin embargo, se propuso este mismo reto a 10 grupos ofreciendo 10.000$ a quien consiguiese la estructura más alta, y lo que sucedió es que ninguno de los grupos consiguió mantener la estructura en pie ni un centímetro. Cuatro meses después y tras darles unos consejos y pautas consiguieron mantener sus estructuras en pie y más altas que la media.



CONCLUSIONES 1. Los equipos heterogéneos son mejores que los homogéneos. Los resultados muestran que los mejores equipos son cuando se unen arquitectos con ingenieros y CEOs con los ejecutivos administrativos. Por lo tanto, para crear un buen equipo debe haber pensamientos distintos, con capacidades distintas, visiones distintas y experiencias distintas para aportar cada uno lo mejor de sí al resolver un problema complejo con recursos limitados. 2. La importancia de crear prototipos.

Los estudiantes de las escuelas de negocio (MBA) se desempeñan peor que los niños en este reto, ya que están formados para analizar un problema, diseñar un plan, construir en torno a ese plan y luego evaluar los resultados, en cambio los niños intentan, prueban y ensayan diferentes formas, pasan por un proceso de ensayo y error colocando la nube de azúcar continuamente a lo largo de los 18 minutos y viendo qué pasa, es decir, hacen prototipos. Esto significa que en vez de hacer un plan que puede salir bien o mal, ellos intentan muchas estructuras distintas y van aprendiendo rápidamente qué funciona y qué no y el resultado son estructuras bastante altas.

3. Sólo aumentando los incentivos no se consiguen mejores resultados.

Cuando realizaron el reto a 10 grupos ofreciéndoles mucho dinero a cambio, ninguno de los grupos consiguió mantener su estructura en pie, pero sí lo lograron cuando les dieron unas pautas para ello. Por tanto, el éxito no se consigue sólo con incentivos, sino que debe haber una combinación de incentivos y también de habilidades para lograr el éxito en cualquier proyecto.


4. Todos tenemos nuestra propia nube de azúcar.

La nube de azúcar no es más que una metáfora que simboliza el objetivo, la meta o el punto más alto al que queremos aspirar, por lo que todos los proyectos, equipos, personas y empresas tienen una. Así que no dejes tu meta para el final: prueba y ensaya continuamente, da igual que a veces tu meta se desvanezca cuando estás a punto de lograrla y tengas que volver a empezar, con cada uno de esos intentos fallidos aprenderás nuevas habilidades que te serán útiles.


Por tanto, recuerda:


"No tengas miedo de cometer errores, de ahí salen las mejores lecciones"

FUENTES: https://miguelangeljimenez.weebly.com/management/the-marshmallow-challenge-el-reto-de-la-nube-de-azucar

TRANSCRIPCIÓN: Areli Álvarez Lean Construction México®


67 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
LOGO LCM BLANCO PNG_Mesa de trabajo 1.pn

Blvd. Campestre  2150 Col. Lomas del Campestre

C.P. 37250

León Guanajuato México

T: +52 5541708460

E: lcm@leanconstructionmexico.com.mx

CERTIFICACIONES ACADÉMICAS

SOFTWARE

SUSCRIBETE

Únete a la comunidad a Lean Construction México® y recibe artículos de interes, propuestas de capacitación, invitaciones especiales y más.

Derechos Reservados 2020 · Lean Construction México Consulting Group S.C.