Just In Time (JIT)


Optimización del área de almacenaje.

De acuerdo con la investigación “Just in time aplicado en la industria de la construcción”, de la Universidad Nacional Autónoma de México, el JIT implica una forma de pensar y razonar los negocios como procesos productivos. Significa, además, concentrarse en la detección y eliminación sistemática de desperdicios. De allí, la potencia del JIT como sistema que lleva a las empresas a lograr grandes resultados.



Ahora bien, la aplicación de este enfoque puede generar ventajas considerables en los procesos de construcción, por lo cual, es importante conocer de qué manera se puede realizar una gestión exitosa del Just in Time.


Del mismo modo, es importante que las empresas que organizan obras de construcción, así como las contratistas generales, deben invertir en capacitaciones JIT para los subcontratistas y proveedores, para beneficio de todos.

¿Cómo se potencia el almacenaje en obra con el JIT? ¿De qué manera se puede trabajar con los subcontratistas? ¿Qué se necesita para una implementación eficiente? Estas preguntas serán absueltas a continuación por los ingenieros César Guzmán-Marquina y Jorge Miranda.



JUST IN TIME

De acuerdo a la investigación “Just in Time aplicado a la industria de la construcción”, publicada por la UNAM, se trata de una filosofía industrial que consiste en la reducción de desperdicio (actividades que no agregan valor). Es decir, todo lo que implique subutilización en un sistema, desde la adquisición de materia prima, hasta la entrega del producto final a la siguiente célula de producción.


Objetivos:

• Atacar las causas de los principales problemas • Eliminar los despilfarros • Buscar la simplicidad • Diseñar sistemas para identificar problemas


Tal como menciona la investigación, la filosofía just in time se ha de filtrar desde la cúspide hacia abajo porque suele exigir un cambio completo en la cultura de la empresa. Para poner en práctica con éxito un sistema just in time, la compañía necesita un medio en que los empleados estén íntima y continuamente comprometidos a poner en ejecución la estrategia del juego y los detalles del plan de juego. Para señalar el camino, la alta administración debe comprender los fundamentos del proceso just in time, del control total de calidad y del involucramiento total de las personas.


JUST IN TIME Y ALMACENAJE EN OBRA

El ingeniero Jorge Miranda, experto en sistemas de producción en construcción de edificaciones y director del Comité Académico del Capítulo Peruano Lean Construction (CPLCI), indica que la aplicación del Just in Time en lo que respecta a almacenaje, busca minimizar el stock durante un tiempo conveniente.


“Es buscar un mínimo stock en almacén de obra, para las operaciones de las siguientes dos semanas. El inventario cero en la práctica no existe, y menos en construcción. Las obras de edificaciones en Lima tienen muy poco espacio para las obras provisionales. Por ello, la gestión de almacén tiene como prioridad el manejo de stock”, señala.


Por su parte, el ingeniero César Guzmán-Marquina, gerente general de Constructora Produktiva y Presidente del Capítulo Peruano Lean Construction Institute, indica que el Just in Time es adecuado, por ejemplo, en operaciones que implican la descarga del concreto.

“En construcción tenemos muchos materiales que se deben usar en el mismo momento de ser adquiridos, el caso por excelencia es el concreto. Lo importante, en ese sentido es el planeamiento y el layout de obra para que se pueda hacer la descarga en el momento requerido y tener el mínimo de impacto en las vías”, manifiesta.


COMPLEJIDADES AL APLICAR EL JUST IN TIME

Para el ingeniero Jorge Miranda, una de las mayores dificultades que se deben afrontar es que no hay un trabajo en conjunto para la logística interna de obra. Agrega que ello merma radicalmente la productividad. Otro factor es que pocas veces se lleva a la práctica aquellos conceptos de optimización que plantean las organizaciones.


HERRAMIENTAS PARA APLICAR EL JUST IN TIME

El ingeniero César Guzmán-Marquina indica que, entre las herramientas que ofrece el Just in Time para los proyectos de construcción destacan el Nivelado de producción, Layout de procesos, Sistema pull, Sistemas de abastecimiento y lotes de transferencia.


“Por ejemplo, el sistema de abastecimiento es bastante importante, ya que involucra a los proveedores como parte del proceso de producción. El propósito es validar cantidades en los cronogramas de entrega de recursos”, comenta.


El gerente general de Produktiva indica que, en su constructora, utilizan los trenes de trabajo, que son sistemas de producción eficientes con recursos dimensionados para avanzar a un mismo ritmo (takt time). Están reforzados con herramientas proactivas de aprovisionamiento de recursos, como el Last Planner.


AHORRO DE TIEMPOS CON EL JUST IN TIME

El ingeniero César Guzmán-Marquina indica que la tecnología y las metodologías Just-in-Time permiten reducir el tiempo de ejecución de proyectos. Esa es una de sus principales ventajas.

“Durante los últimos años hemos pasado de ejecutar proyectos similares entre 1 a 2 meses más rápido. Sin embargo la mejor ventaja del sistema, es la eficiencia que se logra al ejecutar el proyecto con los recursos necesarios, eliminando las esperas e incrementando la cantidad de trabajo productivo”, señala.


Del mismo modo, el ingeniero Jorge Miranda manifiesta que, aplicando el JIT en materiales y en procesos, se puede ser más certero en las proyecciones de obra.

“Es decir, (se puede) conocer con mayor precisión el fin de obra. Los tiempos de ahorro van a depender de la línea base de programa inicial. Últimamente hemos anotado tiempos exageradamente cortos en contratos de edificaciones”, indica.


¿QUÉ SE NECESITA PARA APLICAR EL JUST IN TIME?

En palabras del ingeniero César Guzmán-Marquina, el factor humano es el más importante en la implementación del Just in Time. Y eso involucra una adecuada retroalimentación entre los involucrados, canales de comunicación fluidos y seguimiento de la información.

“Se requiere un sistema de gestión manejado por personas.


La sostenibilidad del sistema se da por adecuados canales de comunicación, herramientas de control de los flujos, manejo de materiales en las obras y trazabilidad de la información”, asegura Guzmán-Marquina.


Del mismo modo, enfatiza que el uso de un ERP es muy beneficioso. ¿Por qué? Porque después de haber realizado el planeamiento, se puede hacer el requerimiento, compra, seguimiento y llegada de recursos a través del ERP. Y el proceso se realiza de manera eficiente.


Para el ingeniero Jorge Miranda, la clave de la correcta aplicación del Just in Time para por la comprensión del Pull System, así como la toma de conciencia de lo que son realmente las pérdidas.


UNA ADECUADA GESTIÓN DEL TRABAJO

El ingeniero Jorge Miranda indica que, en lo que respecta a almacenaje, se pueden programar los materiales de acuerdo a lo establecido en los próximos periodos. Para ello, se pueden utilizar herramientas sencillas, como la pizarra y las tarjetas.


“Ayuda mucho programando con elementos visuales. Los japoneses usaban las tarjetas Kanban que avisa aguas abajo cuando es necesario nuevo material o cuando se debe procesar”, señala el experto en sistemas de producción en construcción de edificaciones.

Para el gerente general de Produktiva, las metodologías Pull son importantes en la planificación del proyecto. Con ellas, se identifica el alcance del proyecto y el valor para el cliente. La identificación de los hitos, actividades y recursos necesarios son pasos que vienen después.


“Lo principal es involucrar a todo el equipo y que se sientan convencidos de los beneficios que trae el Just in Time. Es un trabajo es colaborativo. Así también, para que el sistema funcione, se tienen que realizar reprogramaciones de ajustes en el plan, a fin de mitigar la variabilidad que siempre podría estar presente”, indica.


RENTABILIDAD DEL JUST IN TIME

La aplicación del Just in Time ofrece beneficios durante la gestión de los proyectos. Entre ellos, destaca la reducción de los niveles de inventarios principalmente. Además de esto, minimiza las pérdidas por suministros obsoletos, costos de almacenaje, costos de compras y de financiación de compras. Así lo sostiene el ingeniero César Guzmán-Marquina.


“Además, como el sistema de abastecimiento está configurado para trabajar a un mismo ritmo, las cantidades de los recursos requeridos suelen ser similares en tiempos de periodos similares. De esta manera, se reducen los tiempos en espera y de procesos, debido a que los recursos están en el lugar y momento que corresponde”, indica el gerente general de Produktiva.


El experto en sistemas de producción en construcción de edificaciones coincide en que se generan mejores costos mediante una gestión eficiente de los recursos, así como la reducción del trabajo innecesario.


“Se espera mejores costos a través de la optimización en el uso de recursos. Esta eficiencia ocurre usando y procesando solo los materiales necesarios para la producción del siguiente periodo corto. De lo contrario se estaría cargando el sistema con material y trabajo en proceso innecesario”, señala el ingeniero Jorge Miranda.


FUENTE: http://cnlc.pe/just-in-time-jit/


TRANSCRIPCIÓN: Ingrid Pastor · Lean Construction México®

61 vistas
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
LOGO LCM BLANCO PNG_Mesa de trabajo 1.pn

Blvd. Campestre  2150 Col. Lomas del Campestre

C.P. 37250

León Guanajuato México

T: +52 5541708460

E: lcm@leanconstructionmexico.com.mx

CERTIFICACIONES ACADÉMICAS

SOFTWARE

SUSCRIBETE

Únete a la comunidad a Lean Construction México® y recibe artículos de interes, propuestas de capacitación, invitaciones especiales y más.

Derechos Reservados 2020 · Lean Construction México Consulting Group S.C.